BOSQUE2

La implementación de las acciones del proyecto culminará en el desarrollo de dos productos principales:

  • Un sistema integrado de detección temprana del deterioro de los bosques que optimizará los recursos y aumentará la eficacia en la detección de riesgos y en la gestión sostenible de los ecosistemas forestales. Este sistema abarca desde el monitoreo de campo, toma de muestras, técnicas morfológicas, moleculares y fisiológicas hasta técnicas de teledetección.

La implementación de este sistema tendrá un efecto positivo en la biodiversidad mediante la intervención frente a los agentes patógenos invasivos directamente relacionados con el deterioro de los bosques y la mortalidad. El sistema, que se materializará en una Guía, vendrá acompañado de su monitorización socioeconómica y ambiental.

  • Un SIG centrado en el uso combinado de los métodos de diagnóstico, detección remota, tratamientos silvícolas y control biológico para reducir los daños causados por los organismos invasores y patógenos y para reducir al mínimo las potenciales amenazadas económicas y ambientales asociadas. Esta infraestructura tendrá en cuenta dos niveles: la primera, una web que permite el acceso a la información a los técnicos de la Administración Forestal y el personal técnico de asociaciones de propietarios forestales; y un segundo, basado en herramientas de entorno para investigadores dedicados a la salud forestal.

Como resultado de la aplicación del sistema de detección precoz y el uso de la infraestructura de SIG, se han previsto los siguientes resultados:

– Una mejora de 10% de la capacidad de detección y de diagnóstico. La combinación de técnicas y protocolos optimizados permitirá un progreso sustancial mediante el aumento de la capacidad de evaluación del impacto, la identificación de los agentes patógenos y definición del coste de gestión sostenible por hectárea.

– Se espera un aumento muy significativo de la producción y la calidad de la madera (en torno al 15%), así como de la diversidad botánica y faunística (10-20%) que se derivan de la combinación de la detección y la implementación de prácticas sostenibles.

– Una mejora en las condiciones de la salud forestal y la gestión de ≥25% por medio del sistema de detección precoz teniendo en cuenta la reducción del impacto ambiental y económico resultante tanto del ataque de agentes patógenos invasivos como de la aplicación inadecuada de las estrategias de gestión.

– Una reducción de los costes globales de alrededor de un 30% y un aumento del 25% de los beneficios ambientales, económicos y sociales debido a la implementación de los sistemas innovadores de detección y manejo de agentes invasores y patógenos.